Pesca sostenible, porque depende de todos.

¡Pezqueñines NO GRACIAS!

Quienes seáis de nuestra quinta tal vez recordéis el siguiente spot:

¿Qué? ¿Se remueve algo por dentro? Yo recuerdo que era muy pequeña cuando veía el spot en la tele de teclas de mis abuelos, esas teles pequeñas con dos antenas saliendo del techo y unos incomodísimos botones en hileras de arriba a abajo junto a la minúscula y gris pantalla de cristal, botones que había que pulsar para ver canales que la mayoría de las veces tenías que volver a sintonizar con otro botón diferente que giraba a izquierda y derecha… Y el encanto que tiene ese recuerdo ¿verdad?

Pufff de aquello hace ya 30 añazos, el tiempo se escurre entre los dedos igual que los peces de ese vídeo, la vida se pasa ante nuestros ojos y cuando queremos darnos cuenta nos encontramos inmersos en aquello que un día llamábamos FUTURO, un futuro convertido hoy en presente.

¿Hemos alcanzado lo que por entonces deseábamos? ¿o nos vemos todavía diciendo – “en un futuro…”-? Pues bien, a mi personalmente aún me quedan muchas metas por alcanzar pero me gusta decir que me he convertido en alquien que respeta cosas como las que acabamos de ver en el vídeo, alguien que sencillamente se esfuerza por aportar su granito de arena para que el mundo en el que vivimos continúe siendo un lugar habitable para los que vienen detrás.

Y de ahí esta entrada.

PESCA SOSTENIBLE

sello-de-pesca-sostenible-10982Este sello (MSC) significa que el pescado que os vais a llevar a la boca proviene de empresas pesqueras que respetan la vida del mar, es decir, que no lo sobreexplotan. Con esto permiten que se mantenga el equilibrio marino y se de un aprovechamiento sostenible.

Gracias a estas nobles personas podemos decir que la esperanza aún no está perdida, cuanto más les sigamos mejor nos irá a todos.

Tengo un recuerdo maravilloso de un pescador que conocimos en Lanzarote en nuestra luna de miel; estábamos paseando de noche por la playa iluminados únicamente por la luz de la luna cuando vimos un hombre a la orilla del mar, estaba de pie con los pantalones doblados hasta las rodillas y las piernas hundidas entre las olas que iban y venían arremolinándose alrededor de sus piernas. Se agachaba y se levantaba recogiendo “algo” que traía el mar a sus manos una y otra vez para volver a lanzarlo hacia lo más profundo que alcanzaba la suavidad de su lanzamiento. 

Cuando nos acercamos un poco más pudimos ver que ese “algo” era un pez varado y desorientado que no era capaz de zafarse de la marea que lo aturdía. Le preguntamos por el animal y nos contó su problema, añadiendo que sabía lo que hacía porque era pescador.pescando

Nos extrañó que no se llevase el pez a casa para cenar, a fin de cuentas era pescador y más fácil imposible ¿no? y se lo comentamos. Él nos dijo que era pescador por oficio y que si se alimentaba de un pez sería por haberlo pescado con esfuerzo y trabajo, y no porque el animal hubiese sido víctima de un infortunio como aquel.

Y ahí se quedó hasta asegurarse de que el pececillo asustado había vuelto a su mundo sereno y tranquilo donde nadar y ser feliz el tiempo que su vida le permitiese hacerlo.

Nos pareció un acto muy noble.

Por tanto, el pescador que valora la vida de estos animales acuáticos, que la defiende y que respeta su equilibrio natural merece todo nuestro respeto, porque él también respeta. 

Medidas algo “light”

No obstante, el “Sello Azul” también tiene algunas pegas . La experta Iris Menn, de Greenpeace señala que a su juicio se exigen medidas muy flojas puesto que por ejemplo, la ley permite el uso de las redes de arrastre, una técnica realmente aberrante para la vida marina puesto que destruye TODO cuanto pilla a su paso, incluyendo algas y otros organismos marinos.

pescarrastre

Por ello exigen que se fortalezcan dichas medidas, haciendo campañas y protagonizando hace apenas 4 días eventos como este.

Nosotros desde este humilde lugar les apoyamos en la causa, y de corazón esperamos que logren una ley pesquera fuerte que realmente vele por estos seres tan importantísimos que habitan el único mundo que no hemos podido arrebatarles con nuestras fábricas y edificios gracias única y exclusivamente a que no es posible nuestra supervivencia en el mismo.

Otro sello que queríamos mencionar es el “Dolphin Safe” aquel que indica que en la pesca del atún no se ha dañado ningún Dolphin Safedelfín, además de asegurar que dicho atún ha sido controlado desde su captura hasta su envasado en lata y posterior etiquetado.

Son unos cuantos los famosos que defienden a los delfines. En nuestra página de facebook compartimos un precioso vídeo donde dichos famosos insisten en la importancia de su difusión para defender a este simpático animal que está siendo atacado de forma cruel y despiadada en las costas de Japón. Por una vez apoyamos el hecho de que estas celebridades aparezcan en los medios para dirigirse al público, fines como este merecen la pena.

¿Por qué son tan importantes estos sellos?

Porque la pesca masiva y sin control se convierte en una caza exterminadora de especies, no distingue si son adultos o crías, plantas, animales o rocas. No distingue si son especies en peligro de extinción o con superpoblación. No distingue NADA.

Greenpeace nos ilustra esta sencilla explicación con un cierto toque ácido de humor para comprender porqué es importante seguir unas mínimas pautas a la hora de sacar animales del mar, en este caso pulpos y sus crías. Pautas como la que defiende el vídeo con el que comenzamos esta entrada puesto que si matamos una cría, esta no crecerá y por tanto no se convertirá en un adulto capaz de reproducirse para dar lugar a una nueva cría y así por tanto asegurar la continuidad de la especie.

Este problema lleva a la horrible extinción de los animales, de hecho por aquí podréis ver cuáles son las especies que se encuentran en mayor riesgo de desaparecer de nuestro mundo, sería una auténtica tragedia sin duda alguna.

Un dato a destacar es que un estudio científico concluye que las poblaciones de atunes y especies afines han disminuido un 60% de media en todo el mundo en los últimos 50 años. El estudio desvela que es el atún de aguas frías, como el atún rojo del Atlántico y el atún rojo del sur, han disminuido hasta un 80% Una pasada ¿verdad?.

atun2

En relación a esto, si añadimos los delfines que son arrastrados en la pesca del atún para morir sin sentido, alcanzamos unos indeseables resultados de ataque a nuestro ecosistema, un ataque que deberíamos frenar desde el mismo momento en el que pongamos un pie en la calle cuando vayamos a comprar a la pescadería o al supermercado más cercano.

¿Cómo podemos colaborar?

¡Muy sencillo gourmetianos! lo único que tenemos que hacer es respaldar estos sellos, tanto el del “Pececillo Azul” como el de los “Delfines Libres”. Es decir, comprar aquellos productos del mar que lleven estas pegatinas plasmadas en sus envases o cuya procedencia nos puedan verificar de primera mano y con confianza.

¿Os apuntáis al barco verde? ¡Vamos a por ello!

delfin

Carne ecológica, una forma de respeto a la vida

Muy buenos días gente de buen paladar ¡Cuánto tiempo!

Ha pasado una semana desde nuestra última entrada pero es la pega de no poder disponer de 24 horas… ¡de luz! y un par de noche.

Como sabéis además de dedicarme a este blog soy mamá de tres bombones de licor, y por desgracia han andado pachuchos. Así que si sumamos esa situación al hecho de haber estado currando sin descanso, concluyo que por más que lo he deseado, he sido incapaz de dar más de mi. Pero bueno, aquí estamos otra vez con cositas nuevas que contar y decisiones que poquito a poco vamos tomando.

En la última entrada comentaba las vueltas que le andábamos dando al coco con respecto a la carne y al pescado ecológico (de este último ya hablaré más adelante). Hemos estado estudiando mucho, empapándonos a tope de info sobre el tema, así que vamos por partes:

¿Comer carne “está bien”?

En primer lugar hablar del hecho de comer carne en sí ya que este tema es algo bastante controvertido que genera muchos enfrentamientos, quebraderos de cabeza, hipótesis, dudas, etc. ¿Es realmente bueno comer carne? los médicos nos suelen decir que todo es bueno y nada es malo siempre que se consuma con moderación (en lo que respecta a los alimentos naturales, se entiende)

De hecho, existen estudios que incluso nos hablan del desarrollo del cerebro humano y de modo paralelo de su inteligencia debido al consumo cada vez mayor de carne por parte del hombre primitivo.

evolucion

Por otro lado existen detractores de esta última afirmación como vemos por aquí, que defienden que la carne lejos de ser beneficiosa para nuestra salud, es todo lo contrario, ni mucho menos impulsora del desarrollo intelectual.

Añaden además que se trata de algo que ni siquiera es natural consumir y que deberíamos mantenerla lo más lejos posible de nuestra nevera (por cuestiones de salud)sriimg20040115_4634504_0

Y en último lugar citamos de nuevo a quienes defienden la vida animal desde el ámbito moral y no desde el relacionado con nuestro organismo. Quitarle la vida a un animal está mal, punto.

Si la comeis, que sea NATURAL por favor

En todo caso, podemos hablaros con certeza de que si decidís comer carne, deberíais comerla ecológica o tener la certeza de que es muy muy natural ¿Por qué? pues porque los animales “no ecológicos” están sometidos a una serie de tratamientos que al menos a nuestro juicio resultan aberrantes tanto para ellos, como para quienes se los comen.

Dichos tratamientos van desde su propio alimento hinchado de harinas refinadas sin nutriente alguno, pesticidas y porquerías; hasta las hormonas que les inyectan para su engorde, los medicamentos que les administran si se enferman (cosa muy habitual por las pésimas condiciones en que viven) etc.Chickens are seen inside cages on a truck near a poultry market in Dengzhou

Sin embargo la normativa que regula la producción de carne ecológica exige una serie de medidas para proporcionar dicha distinción. Medidas que incluyen las condiciones en las que viven los animales (entornos al aire libre, sin contaminación y en estrecho contacto con la naturaleza). Así como la alimentación, la cual deberá constar de nutrientes adecuados y ecológicos. Por ejemplo como dato curioso os contamos que los ganaderos ecos se vuelven locos para poder proporcionar maíz no transgénico a sus animales ya que en España el 90% de los cultivos de maíz se componen de OMG. Por esta razón tienen que recurrir a la importación desde otros países Europeos, y de ahí el aumento considerable del precio que finalmente adquiere la carne… Es una pena pero así es.chickens

Un dato más, para tratar las enfermedades generalmente se recurre a la homeopatía. Es cierto que se permiten antibióticos sí, pero la dosis mínima y únicamente en casos de imperiosa necesidad. Además se deberá esperar un mínimo de días para el sacrificio del animal desde que terminó de tomarlos, con el fin de que su organismo los elimine por sí mismo.

Respetaremos no solo nuestra vida, sino también la suya…

ternero-leche2

En todo caso, si se consume carne, cuanta más provenga del sector ecológico tanto mejor porque ayudaremos al ganadero del mismo y con ello iremos incrementando la cría de animales respetuosa, al menos, con sus condiciones de vida. Sería maravilloso que dejasen de existir esas cárceles espantosas que no queremos describiros ya que son capaces de herir nuestra sensibilidad, en las que crían en horribles condiciones animales que al fin y al cabo sienten, se estresan y padecen.

Si van a morir que por lo menos disfruten mientras vivan… Ahí nos han tocado la vena sensible ya veis. Sin olvidar que su carne alimentará, y no “envenenará” a quien la consuma.

Nosotros respetamos 100% a todo el mundo, cada uno que escoja su camino libremente.

 

corderito

Ecológico VS Vegetariano ¿son lo mismo?

producto-ecologicoPues no, en absoluto. Y es algo que queremos dejar claro desde ahora mismo ya que desde que se empezó a utilizar el término “ecológico” se ha generado una especie de etiquetado de los productos ecológicos como vegetarianos o incluso veganos, y no, no es así.

Entonces ¿cómo los diferenciamos?

Dado que el mundo ecológico es algo relativamente nuevo en cuanto a los alimentos se refiere, son muchas las personas que se sienten un poco perdidas en él ¿qué significa exactamente? ¿acaso quien consume productos ecológicos no consume carne ni pescado? ¿los vegetarianos no comen carne? ¿ni siquiera pollo? ¿Y el Veganismo qué es? Si os parece, en primer lugar vamos a ver las definiciones de cada término:

Alimento Ecológico: es aquel que proviene de técnicas de producción naturales, puede ser vegetal y también animal. Significa que en el proceso de su elaboración, no se emplean métodos artificiales que pudiesen contaminarlos.

Así:

En el mundo vegetal: no se utilizan ni abonos químicos ni pesticidas. En la elaboración de alimentos no se han añadido aditivos sintéticos (colorantes, conservantes, edulcorantes, antioxidantes, estabilizantes, acidulantes, etc.)

En el mundo animal: se trata de que los animales coman sano para después poder producir alimentos ecos con ellos (huevos, carne, lácteos…).

Para que se alimenten bien se les dará comida lógicamente sana, es decir, comida sobre la cual no se hayan utilizado sustancias químicas artificiales. Y por supuesto tampoco se les darán OGM (organismos modificados genéticamente o Transgénicos)

En todo el proceso se atenderá al máximo grado de respeto posible al medio ambientevaca feliz y el bienestar de los animales. ¡Estamos hablando por tanto de animales felices!

Además de alimentos se pueden fabricar otros productos como los destinados a la higiene corporal, del hogar, textiles, etc. ¿Quién no ha oído hablar de un jabón de miel o un champú de huevo?

Alimento Vegetariano: es el que no incluye carne ni pescado, y dentro de la carne por supuesto están el pollo y demás animales. Como diría Phoebe Buffet, de la serie de TV Friends, el vegetariano no come “nada que tenga cara” y éso incluye todo aquel animal cuya vida haya que sacrificar para nuestra degustación. Sin embargo los derivados, es decir, los alimentos que los animalitos nos puedan prestar como los lácteos, huevos, miel… sí los consumen (aunque no sean ecológicos)

Existe el vegetariano por conciencia (quien no come animales por defensa de los mismos) y el vegetariano por salud, convencido de que los animales perjudican más que benefician y por ello no los toma, pero ¡ojo! este último puede incluso disfrutar de una corrida de toros o una cacería, o lavándose con un jabón que contenga grasa de vaca si le gusta. Sencillamente cree que cuida su cuerpo no consumiendo animales porque piensa que es sinónimo de mejor salud.lisa-vegetariana

Ambos pueden consumir alimentos y/o productos de origen ecológico o no, pueden comerse perfectamente unas legumbres no ecológicas del Super más cercano, pero lo que nunca harán será comerse un entrecot de buey por muy ecológico que sea.

Y por último Alimento Vegano: se trata del producto que únicamente proviene del mundo vegetal, no se incluye ningún tipo de derivado animal. Miel, leche, huevos, lácteos, etc. desaparecen de  la lista del consumidor vegano. Se le aplica lo mismo que a los vegetarianos en cuanto a alimentos y productos ecológicos se refiere, añadiendo que por ejemplo las velas de cera de abeja o un jabón que incluya lácteos, jamás serán consumidos por esta persona, sean ecológicos o no, ya que contienen derivados animales. El vegano es aquel que ante todo rechaza cualquier tipo de explotación animal para su beneficio.

Eso es para Frikis o Hippies trasnochados:

hippie_thumb¿Os ha quedado más claro? es todo un mundo ¿verdad? Hacemos hincapié en la diferencia entre el mundo vegetariano y vegano con el mundo ecológico porque creemos que es importante que poquito a poco nuestra sociedad deje de ver estos términos como frikadas espaciales que vienen de otra Galaxia. Están aquí, son realidades cada vez más amplias y evidentes y han venido a nuestro mundo para quedarse.

Etiqueta 100% Vintage:

De hecho la producción ecológica puede decirse que es algo 100% Vintage, ya que no se trata más que del retorno de las técnicas que nuestros antepasados utilizaban para el cultivo de sus campos y la cría de sus animales, y ellos comían carne, comían pescado y comían verduras, frutas, cereales, legumbres, semillas, aceites, etc, etc, etc.

Por entonces la contaminación no existía y todo era natural. Y sí, por desgracia eso es muy raro en la actualidad. Ojalá pronto lo ecológico (lo natural) nos invada por completo como una plaga y desaparezca todo lo artificial, todo lo químico, todo lo “de mentira” que en muchas ocasiones es causante de enfermedades muy serias.img_prehistoria_mini

Como podemos leer por aquí en España aún nos queda camino, y por desgracia éso encarece los productos calificados como “eco” o “bio” (que por cierto en nuestro país significan lo mismo) pero todo se trata de ir avanzando, aunque sea a poquitos, para un día conseguir que sean tan comunes que ya ni siquiera precisen de dichos distintivos, su precio sea el que debe ser y además podamos estar tranquilos dándole un buen mordisco a una manzana. ¿Lo verá nuestra generación? Creo que en esto deberíamos estar de acuerdo omnívoros, vegetarianos, veganos, frugívoros, crudívoros y demás habitantes del Planeta Tierra.

¿Cómo lo veis? ¿Vamos de viaje al pasado a través del paladar? ¡Nosotros desde luego nos apuntamos!

jaiam5