“De todos los derechos de las mujeres, el más grande es el de ser madre” (Lin Yutang)

Pues dicho y hecho. Aquí estamos de nuevo.

En la última entrada estuvimos hablando de la carne eco, y vimos que parece ser muchísimo más recomendable que la convencional, ya que favorece tanto el modo de vida de los animales como la salud de quienes los consumen. ¿Estáis de acuerdo?

Por otra parte os comentábamos así como quien no quiere la cosa que hemos tomado una decisión super importante en nuestras vidas ¡nos pasamos al lado extra-verde! aunque con ciertos matices de momento…

Para abrir nuevos caminos debes tener el valor de perderte

Desde mi punto de vista personal quisiera contaros las razones que nos han llevado a dar el paso. Así que aviso, este post es bastante personal, no hablaremos pues en esta ocasión de gastronomía propiamente dicha.

camino-al-solHace unos cuantos años que me intereso por la alimentación y la nutrición así como por la cocina y todo lo derivado de ella, de eso ya hablo por aquí. A raíz de esto hace ya mucho tiempo que conocí el mundo vegetariano y a muchas personas declaradas que me expusieron su punto de vista, el cual respeté hasta el extremo pero no compartí quizá porque me daba un poco de vértigo eso de enfrentarme a las posibles carencias que este modo de vida puede ocasionarte si no sabes llevarlo bien.

Así que seguí mi camino y hasta el día de hoy la idea iba y venía a mi cabeza, pero sin mayor importancia.

Desconocemos el amor de los padres, hasta que tenemos a nuestros propios hijos. (Henry Ward Beecher)

No ha sido hasta hace un par de semanas que como os digo me he documentado a tope sobre el consumo de carne eco y no eco, cuando he decidido dar el paso, y afortunadamente mi pareja también desea acompañarme. Aunque de momento nos limitaremos a no consumir animales terrestres, esto sí es por cuestiones de salud dado que sabemos que el pescado es muy necesario pues contiene DHA y además es una inestimable ayuda en la reducción del colesterol. Eso sí, siempre procedente de fuentes de pesca sostenible.

Sea como sea, y aunque de momento seamos cuasi vegetarianos como lo llaman, creo que en todo caso lo que nos ha llevado a tomar la decisión no está relacionado con nada en particular; salud, moral, especismo, etc., nada en especial, más bien creo que es una especie de “mezclum” encabezado por el hecho de ser padres.

Sí, ser mamá y papá de tres criaturas nos ha hecho conocer una serie de sentimientos hasta hoy día inexistentes para nosotros.

Y es que cuando traes al mundo a una criatura, o simplemente la acoges en tu seno en el caso de las adopciones, despierta en tu corazón algo tan indefinible que podría andar divagando por esta pantalla en blanco hora tras hora durante días, meses… ¡años! sin poder concretar nada. Ser PADRES lo cambia todo, te cambia la vida y te cambia a tí.los bebes se malcrian-amo-ser-mama

Te conviertes en una nueva versión de tí mismo que jamás hubieses imaginado alcanzar. Una versión a mi juicio, maravillosa, algo que te convence de que si mueres, lo harás satisfecho.

Bien, pues es ese sentimiento y no otro el que me hizo empezar a empatizar con esas mamás (vacas, ovejas, cabras, cerdas…) unas mamás inocentes que trajeron al mundo a sus bebés sin saber que dicho mundo no estaba hecho para dejarlas disfrutar de sus criaturas.

No eran conscientes de que en ese mundo las esperaban unos brazos fríos e insensibles que arrancarían a sus pequeños de sus entrañas para siempre.

Me da igual la razón, me da igual que sea para comer cochinillo, cabrito o corderito, me da igual si es para llevárselo a casa a cuidarlo entre algodones, me da igual todo. Lo que no me da igual es el hecho de que se separe a una  madre de su cría por nada del mundo, es antinatural y como sabéis por aquí defendemos al 100% lo natural.gatita-abrazando-gatito

Y lo natural es que después de pasar un embarazo y los dolores más espantosos del mundo para traer al mundo a ese ser que es un pedazo de tí, sea para poder acogerlo entre tus brazos (o patas) y besarlo, lamerlo, acunarlo, abrazarlo y quererlo hasta el final de tus días.

Y es esta la razón gourmetianos por la cual hemos decidido seguir adelante con nuestro proyecto con nuevos matices, con nuevos enfoques. Seguiremos por nuestra senda de color cada vez más verde, con la férrea convicción de hacer aquello que creemos está bien hecho, por supuesto respetando a todo el mundo y sin posicionarnos, ni muchísimo menos desear enfrentarnos con nadie.

Por aquí estamos para todos los que deseéis seguirnos. Y continuaremos informándonos acerca de cada tema que pueda resultaros de interés, así como respondiendo a cuantas dudas podamos responder.

Siempre a vuestra disposición, que para éso nacimos hace ya un par de meses 🙂

¡Abrazos de colores!

Anuncios

Salón del Gourmet 2013 ¡Un regalo para los sentidos!

IMG_4277¡Buenos días gente! hoy entramos con fuerza y muchas ganas de hablar así que haremos el esfuerzo de intentar abreviar para no aburriros pero es que esta semana está siendo super intensa.

 Toda una fuente de aprendizaje 

Y es que está siendo genial ¿por qué? pues porque estamos visitando el Salón del Gourmet en su 27ª Edición, una feria internacional de alimentación y bebidas de calidad celebrada en el Ifema, Recinto Ferial de Madrid.

Empezó el lunes y para pena nuestra finaliza hoy.

Nos gustaría hacer de este evento algo señalado en nuestro blog porque no se está tratando únicamente de una serie de jornadas agradables de la que estamos disfrutando enormemente sino que se ha convertido en algo muchísimo más importante. Está constituyendo todo un aprendizaje exhaustivo del que sacar muchas ideas, impresiones, y lo más importante, conocimiento.

Pequeñas empresas ¡GRANDES ARTESANOS!

Por todo esto durante los próximos días nos centraremos en varias cosas de las que nos interesa hablar y a las que consideramos deberíamos dedicar un post en exclusiva. Serán varios temas pero en especial queremos hablaros de las maravillosas personas que conocimos en diferentes stands, así como de las empresas tan geniales que representan. Cada una tiene un encanto especial que las hace únicas y por ello consideramos que se merecen un espacio único. ¡Salimos enamorados! IMG_4241

De veras que nos atendieron con auténtica amabilidad, sonrisas, entrega y entusiasmo. Fueron pequeños artesanos encantadores y tradicionales a los que prometí dedicar un post uno a uno, así que ya sabéis. Si queréis conocer a nuestros futuros proveedores de forma personal pasaros por aquí los próximos días ¡ellos están encantados de que así sea!

Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá. (Harold MacMillan)

Y es que gracias a las experiencias que vamos viviendo se forja nuestra personalidad, y dentro de ella encontramos por supuesto nuestros gustos y preferencias. ¿Cómo he llegado hasta aquí? ¿a qué viene este gusto irrefrenable por todo lo relacionado con el mundo de la alimentación y cuanto se deriva de ella? pues bien, os cuento.

Provengo de una familia humilde y maravillosa, de esas tradicionales que parecen haber salido del “Cuéntame”, mamá en casa conmigo y mi hermano pequeño, siempre disponible para llevarnos al parque, preparando flanes, bizcochos y yogures caseros para merendar, mientras papá fuera trabajaba para librar el fin de semana.calcetines1

Los Domingos los pasábamos en casa de los abuelos, allí yo acudía impaciente para ver a la típica abuelita entrañable que era la mía, de esas que te preparaban tu plato favorito cada vez que ibas a verla… Idílico ¿verdad? Lo triste es que duró poco.

Así fue mi tierna infancia hasta que un ¿buen? día mi mami se puso a trabajar. Desde entonces todo cambió. Horario de comercio, desde las 10:00 hasta las 20:00 (llegaba a casa normalmente sobre las 23:00) con una hora de por medio para comer deprisa, cansada y sin muchas ganas de cocinar, todo sea dicho. Mi hermano y yo pasamos de las recetas caseras de toda la vida a la comida precocinada; salchichas, croquetas, empanadillas y patatas congeladas eran la base de nuestra pirámide alimenticia. Veíamos el pescado en fotos y el día que comíamos verduras frescas yo lo celebraba con aleluyas. Pues sí ¿raro verdad? me encantaban las verduras.

En fin, que así crecí hasta cumplí 22 años y me marché de casa. Fue entonces cuando poquito a poco y gracias al Sr. Google y unos cuantísimos libros, revistas, periódicos, etc. fui formándome en materia, interesándome por la nutrición, por las combinaciones de sabores, aromas… ¿alguien ha visto la película de Disney & Pixar “Ratatouille”? pues esa simpática ratita rarita se parece mucho a mi.

Llegó a gustarme tanto este universo gastronómico que incluso me planteé abandonar mi carrera (Magisterio en Educación infantil) para dedicarme al mismo. GRAN ERROR, no lo hice, y es que hacerme caso, los sueños están para ser perseguidos y nunca es tarde para ello.

Por tanto, ahora soy una profe de infantil, madre de 3 preciosidades, que adora a los niños con locura pero que en el fondo de su corazón desea darle salida a esa yesca que arde y quema dentro, muy dentro: el mundo del sabor. Y es por éso que me he lanzado de cabeza a la despensa, no me importa lo que ocurra, apuesto por ello porque me gusta, porque me motiva y porque me hace sentir viva. Hacía mucho tiempo que no tenía tantas ganas de empezar el día como ahora, que puedo dedicárselo a lo que más me gusta. Sin duda “deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá” como dijo Harold MacMillan bastante antes de que yo naciese, y desde luego he decidido hacerle caso.la-felicidad

Bien, esta es la historia del porqué he creado este blog y del porqué de mi dedicación al mismo ¿esperabais una descripción más personal? Tipo ¿qué música me gusta y cuáles son mis hobbies? pues os resumo, me gustan muchos tipos musicales, especialmente el Rock, mundo que he descubierto gracias al hombre más alucinante que he conocido en mi vida y sin el cual estoy segura de que yo no sería quien soy ahora: mi marido.

¿Mis hobbies? leer mucho, pintar y modelar también (una tiene vena artística) pero ¿os cuento un secreto? lo que de verdad me alucina es poner un CD de Dire Straits, Fleetwood Mac, los Rolling… o el mítico Sabina 100& spanish, servirme una copa de buen vino, meterme en la cocina y… ¿lo adivinais?