“De todos los derechos de las mujeres, el más grande es el de ser madre” (Lin Yutang)

Pues dicho y hecho. Aquí estamos de nuevo.

En la última entrada estuvimos hablando de la carne eco, y vimos que parece ser muchísimo más recomendable que la convencional, ya que favorece tanto el modo de vida de los animales como la salud de quienes los consumen. ¿Estáis de acuerdo?

Por otra parte os comentábamos así como quien no quiere la cosa que hemos tomado una decisión super importante en nuestras vidas ¡nos pasamos al lado extra-verde! aunque con ciertos matices de momento…

Para abrir nuevos caminos debes tener el valor de perderte

Desde mi punto de vista personal quisiera contaros las razones que nos han llevado a dar el paso. Así que aviso, este post es bastante personal, no hablaremos pues en esta ocasión de gastronomía propiamente dicha.

camino-al-solHace unos cuantos años que me intereso por la alimentación y la nutrición así como por la cocina y todo lo derivado de ella, de eso ya hablo por aquí. A raíz de esto hace ya mucho tiempo que conocí el mundo vegetariano y a muchas personas declaradas que me expusieron su punto de vista, el cual respeté hasta el extremo pero no compartí quizá porque me daba un poco de vértigo eso de enfrentarme a las posibles carencias que este modo de vida puede ocasionarte si no sabes llevarlo bien.

Así que seguí mi camino y hasta el día de hoy la idea iba y venía a mi cabeza, pero sin mayor importancia.

Desconocemos el amor de los padres, hasta que tenemos a nuestros propios hijos. (Henry Ward Beecher)

No ha sido hasta hace un par de semanas que como os digo me he documentado a tope sobre el consumo de carne eco y no eco, cuando he decidido dar el paso, y afortunadamente mi pareja también desea acompañarme. Aunque de momento nos limitaremos a no consumir animales terrestres, esto sí es por cuestiones de salud dado que sabemos que el pescado es muy necesario pues contiene DHA y además es una inestimable ayuda en la reducción del colesterol. Eso sí, siempre procedente de fuentes de pesca sostenible.

Sea como sea, y aunque de momento seamos cuasi vegetarianos como lo llaman, creo que en todo caso lo que nos ha llevado a tomar la decisión no está relacionado con nada en particular; salud, moral, especismo, etc., nada en especial, más bien creo que es una especie de “mezclum” encabezado por el hecho de ser padres.

Sí, ser mamá y papá de tres criaturas nos ha hecho conocer una serie de sentimientos hasta hoy día inexistentes para nosotros.

Y es que cuando traes al mundo a una criatura, o simplemente la acoges en tu seno en el caso de las adopciones, despierta en tu corazón algo tan indefinible que podría andar divagando por esta pantalla en blanco hora tras hora durante días, meses… ¡años! sin poder concretar nada. Ser PADRES lo cambia todo, te cambia la vida y te cambia a tí.los bebes se malcrian-amo-ser-mama

Te conviertes en una nueva versión de tí mismo que jamás hubieses imaginado alcanzar. Una versión a mi juicio, maravillosa, algo que te convence de que si mueres, lo harás satisfecho.

Bien, pues es ese sentimiento y no otro el que me hizo empezar a empatizar con esas mamás (vacas, ovejas, cabras, cerdas…) unas mamás inocentes que trajeron al mundo a sus bebés sin saber que dicho mundo no estaba hecho para dejarlas disfrutar de sus criaturas.

No eran conscientes de que en ese mundo las esperaban unos brazos fríos e insensibles que arrancarían a sus pequeños de sus entrañas para siempre.

Me da igual la razón, me da igual que sea para comer cochinillo, cabrito o corderito, me da igual si es para llevárselo a casa a cuidarlo entre algodones, me da igual todo. Lo que no me da igual es el hecho de que se separe a una  madre de su cría por nada del mundo, es antinatural y como sabéis por aquí defendemos al 100% lo natural.gatita-abrazando-gatito

Y lo natural es que después de pasar un embarazo y los dolores más espantosos del mundo para traer al mundo a ese ser que es un pedazo de tí, sea para poder acogerlo entre tus brazos (o patas) y besarlo, lamerlo, acunarlo, abrazarlo y quererlo hasta el final de tus días.

Y es esta la razón gourmetianos por la cual hemos decidido seguir adelante con nuestro proyecto con nuevos matices, con nuevos enfoques. Seguiremos por nuestra senda de color cada vez más verde, con la férrea convicción de hacer aquello que creemos está bien hecho, por supuesto respetando a todo el mundo y sin posicionarnos, ni muchísimo menos desear enfrentarnos con nadie.

Por aquí estamos para todos los que deseéis seguirnos. Y continuaremos informándonos acerca de cada tema que pueda resultaros de interés, así como respondiendo a cuantas dudas podamos responder.

Siempre a vuestra disposición, que para éso nacimos hace ya un par de meses 🙂

¡Abrazos de colores!

Carne ecológica, una forma de respeto a la vida

Muy buenos días gente de buen paladar ¡Cuánto tiempo!

Ha pasado una semana desde nuestra última entrada pero es la pega de no poder disponer de 24 horas… ¡de luz! y un par de noche.

Como sabéis además de dedicarme a este blog soy mamá de tres bombones de licor, y por desgracia han andado pachuchos. Así que si sumamos esa situación al hecho de haber estado currando sin descanso, concluyo que por más que lo he deseado, he sido incapaz de dar más de mi. Pero bueno, aquí estamos otra vez con cositas nuevas que contar y decisiones que poquito a poco vamos tomando.

En la última entrada comentaba las vueltas que le andábamos dando al coco con respecto a la carne y al pescado ecológico (de este último ya hablaré más adelante). Hemos estado estudiando mucho, empapándonos a tope de info sobre el tema, así que vamos por partes:

¿Comer carne “está bien”?

En primer lugar hablar del hecho de comer carne en sí ya que este tema es algo bastante controvertido que genera muchos enfrentamientos, quebraderos de cabeza, hipótesis, dudas, etc. ¿Es realmente bueno comer carne? los médicos nos suelen decir que todo es bueno y nada es malo siempre que se consuma con moderación (en lo que respecta a los alimentos naturales, se entiende)

De hecho, existen estudios que incluso nos hablan del desarrollo del cerebro humano y de modo paralelo de su inteligencia debido al consumo cada vez mayor de carne por parte del hombre primitivo.

evolucion

Por otro lado existen detractores de esta última afirmación como vemos por aquí, que defienden que la carne lejos de ser beneficiosa para nuestra salud, es todo lo contrario, ni mucho menos impulsora del desarrollo intelectual.

Añaden además que se trata de algo que ni siquiera es natural consumir y que deberíamos mantenerla lo más lejos posible de nuestra nevera (por cuestiones de salud)sriimg20040115_4634504_0

Y en último lugar citamos de nuevo a quienes defienden la vida animal desde el ámbito moral y no desde el relacionado con nuestro organismo. Quitarle la vida a un animal está mal, punto.

Si la comeis, que sea NATURAL por favor

En todo caso, podemos hablaros con certeza de que si decidís comer carne, deberíais comerla ecológica o tener la certeza de que es muy muy natural ¿Por qué? pues porque los animales “no ecológicos” están sometidos a una serie de tratamientos que al menos a nuestro juicio resultan aberrantes tanto para ellos, como para quienes se los comen.

Dichos tratamientos van desde su propio alimento hinchado de harinas refinadas sin nutriente alguno, pesticidas y porquerías; hasta las hormonas que les inyectan para su engorde, los medicamentos que les administran si se enferman (cosa muy habitual por las pésimas condiciones en que viven) etc.Chickens are seen inside cages on a truck near a poultry market in Dengzhou

Sin embargo la normativa que regula la producción de carne ecológica exige una serie de medidas para proporcionar dicha distinción. Medidas que incluyen las condiciones en las que viven los animales (entornos al aire libre, sin contaminación y en estrecho contacto con la naturaleza). Así como la alimentación, la cual deberá constar de nutrientes adecuados y ecológicos. Por ejemplo como dato curioso os contamos que los ganaderos ecos se vuelven locos para poder proporcionar maíz no transgénico a sus animales ya que en España el 90% de los cultivos de maíz se componen de OMG. Por esta razón tienen que recurrir a la importación desde otros países Europeos, y de ahí el aumento considerable del precio que finalmente adquiere la carne… Es una pena pero así es.chickens

Un dato más, para tratar las enfermedades generalmente se recurre a la homeopatía. Es cierto que se permiten antibióticos sí, pero la dosis mínima y únicamente en casos de imperiosa necesidad. Además se deberá esperar un mínimo de días para el sacrificio del animal desde que terminó de tomarlos, con el fin de que su organismo los elimine por sí mismo.

Respetaremos no solo nuestra vida, sino también la suya…

ternero-leche2

En todo caso, si se consume carne, cuanta más provenga del sector ecológico tanto mejor porque ayudaremos al ganadero del mismo y con ello iremos incrementando la cría de animales respetuosa, al menos, con sus condiciones de vida. Sería maravilloso que dejasen de existir esas cárceles espantosas que no queremos describiros ya que son capaces de herir nuestra sensibilidad, en las que crían en horribles condiciones animales que al fin y al cabo sienten, se estresan y padecen.

Si van a morir que por lo menos disfruten mientras vivan… Ahí nos han tocado la vena sensible ya veis. Sin olvidar que su carne alimentará, y no “envenenará” a quien la consuma.

Nosotros respetamos 100% a todo el mundo, cada uno que escoja su camino libremente.

 

corderito