“De todos los derechos de las mujeres, el más grande es el de ser madre” (Lin Yutang)

Pues dicho y hecho. Aquí estamos de nuevo.

En la última entrada estuvimos hablando de la carne eco, y vimos que parece ser muchísimo más recomendable que la convencional, ya que favorece tanto el modo de vida de los animales como la salud de quienes los consumen. ¿Estáis de acuerdo?

Por otra parte os comentábamos así como quien no quiere la cosa que hemos tomado una decisión super importante en nuestras vidas ¡nos pasamos al lado extra-verde! aunque con ciertos matices de momento…

Para abrir nuevos caminos debes tener el valor de perderte

Desde mi punto de vista personal quisiera contaros las razones que nos han llevado a dar el paso. Así que aviso, este post es bastante personal, no hablaremos pues en esta ocasión de gastronomía propiamente dicha.

camino-al-solHace unos cuantos años que me intereso por la alimentación y la nutrición así como por la cocina y todo lo derivado de ella, de eso ya hablo por aquí. A raíz de esto hace ya mucho tiempo que conocí el mundo vegetariano y a muchas personas declaradas que me expusieron su punto de vista, el cual respeté hasta el extremo pero no compartí quizá porque me daba un poco de vértigo eso de enfrentarme a las posibles carencias que este modo de vida puede ocasionarte si no sabes llevarlo bien.

Así que seguí mi camino y hasta el día de hoy la idea iba y venía a mi cabeza, pero sin mayor importancia.

Desconocemos el amor de los padres, hasta que tenemos a nuestros propios hijos. (Henry Ward Beecher)

No ha sido hasta hace un par de semanas que como os digo me he documentado a tope sobre el consumo de carne eco y no eco, cuando he decidido dar el paso, y afortunadamente mi pareja también desea acompañarme. Aunque de momento nos limitaremos a no consumir animales terrestres, esto sí es por cuestiones de salud dado que sabemos que el pescado es muy necesario pues contiene DHA y además es una inestimable ayuda en la reducción del colesterol. Eso sí, siempre procedente de fuentes de pesca sostenible.

Sea como sea, y aunque de momento seamos cuasi vegetarianos como lo llaman, creo que en todo caso lo que nos ha llevado a tomar la decisión no está relacionado con nada en particular; salud, moral, especismo, etc., nada en especial, más bien creo que es una especie de “mezclum” encabezado por el hecho de ser padres.

Sí, ser mamá y papá de tres criaturas nos ha hecho conocer una serie de sentimientos hasta hoy día inexistentes para nosotros.

Y es que cuando traes al mundo a una criatura, o simplemente la acoges en tu seno en el caso de las adopciones, despierta en tu corazón algo tan indefinible que podría andar divagando por esta pantalla en blanco hora tras hora durante días, meses… ¡años! sin poder concretar nada. Ser PADRES lo cambia todo, te cambia la vida y te cambia a tí.los bebes se malcrian-amo-ser-mama

Te conviertes en una nueva versión de tí mismo que jamás hubieses imaginado alcanzar. Una versión a mi juicio, maravillosa, algo que te convence de que si mueres, lo harás satisfecho.

Bien, pues es ese sentimiento y no otro el que me hizo empezar a empatizar con esas mamás (vacas, ovejas, cabras, cerdas…) unas mamás inocentes que trajeron al mundo a sus bebés sin saber que dicho mundo no estaba hecho para dejarlas disfrutar de sus criaturas.

No eran conscientes de que en ese mundo las esperaban unos brazos fríos e insensibles que arrancarían a sus pequeños de sus entrañas para siempre.

Me da igual la razón, me da igual que sea para comer cochinillo, cabrito o corderito, me da igual si es para llevárselo a casa a cuidarlo entre algodones, me da igual todo. Lo que no me da igual es el hecho de que se separe a una  madre de su cría por nada del mundo, es antinatural y como sabéis por aquí defendemos al 100% lo natural.gatita-abrazando-gatito

Y lo natural es que después de pasar un embarazo y los dolores más espantosos del mundo para traer al mundo a ese ser que es un pedazo de tí, sea para poder acogerlo entre tus brazos (o patas) y besarlo, lamerlo, acunarlo, abrazarlo y quererlo hasta el final de tus días.

Y es esta la razón gourmetianos por la cual hemos decidido seguir adelante con nuestro proyecto con nuevos matices, con nuevos enfoques. Seguiremos por nuestra senda de color cada vez más verde, con la férrea convicción de hacer aquello que creemos está bien hecho, por supuesto respetando a todo el mundo y sin posicionarnos, ni muchísimo menos desear enfrentarnos con nadie.

Por aquí estamos para todos los que deseéis seguirnos. Y continuaremos informándonos acerca de cada tema que pueda resultaros de interés, así como respondiendo a cuantas dudas podamos responder.

Siempre a vuestra disposición, que para éso nacimos hace ya un par de meses 🙂

¡Abrazos de colores!